En la procesión que realiza la Archicofradía del Santísimo Sacramento la tarde del Jueves Santo, desfilan los siguientes pasos.

El paso representa a Jesús rodeado de sus Apóstoles en la última Cena.

Estos son figuras de terracota cuyo autor se desconoce, aunque se sabe que proceden de Italia.

Jesús es llevado a Pilatos quien se lava las manos, mientras, el pregonero anuncia la sentencia.

Esta obra es del escultor y pintor jerezano Vicente Barneto, siglo XIX.

En el 2002 aparece completo el nuevo paso de Jesús ante Pilatos, obra del imaginero de Mairena del Alcor Ventura Gómez.

El grupo escultórico, completamente nuevo, se distribuye en dos perspectivas. Una primera con las imágenes de Jesús, el pregonero y un decurión, mostrando el momento de la presentación al pueblo tras la sentencia. La segunda perspectiva está compuesta por Pilatos, un niño y un centurión que representa el momento en que Pilatos se lava las manos tras sentenciar a muerte a Jesús.

“Cristo de la Piedad”.

Es una talla del siglo XVII, que presidía la capilla funeraria de los Marqueses de Rianzuela siendo uno de ellos quien lo trajo a tal efecto.

Es una talla anónima que pertenece por sus rasgos escultóricos a la escuela castellana de imaginería, quizá a círculos de Gregorio Fernández.

Fue restaurado en 1.972 por el escultor onubense León Ortega.

María Santísima de la Paz es obra del escultor sevillano Luis Álvarez Duarte, año 1974.

Hasta entonces procesionaba la Virgen del Reposo.