La procesión de la noche del Jueves Santo es de la Cofradía del Señor Coronado de Espinas.

En los pasos de Misterio “La Flagelación del Señor”, que presenta a Cristo atado a una columna y azotado por romanos.

Es una talla de siglo XVII, de autor desconocido, se veneraba en la Ermita de la Vera Cruz y pasó a poder de la cofradía en 1882.

“El Señor Coronado de Espinas” va custodiado por tres soldados de las legiones romanas. También es de autor desconocido, del siglo XVII, y fue restaurada en Sevilla en 1861.

Cierra el desfile María Santísima de la Amargura, obra del escultor sevillano Sebastián Santos, tallada en 1952.