Durante la mañana del Viernes Santo se realiza la tradicional visita de sagrarios en las iglesias y conventos de nuestra localidad, para rezar a Jesús Sacramentado que el primer Jueves Santo de la historia decidió quedarse entre nosotros, cautivo en el sagrario, por amor a la humanidad, en la sagrada forma del pan eucarístico.

Esta procesión se caracteriza por la participación de las Juntas de Gobierno de las Cofradías y Hermandades de la ciudad, que portan sus guiones y báculos, y por aquellas otras personas que de manera individual hacen la visita.