Entradas

Cada año llegando a este día me recorre un nerviosismo especial que me adormece los sentidos y solo piensas en que den las 10 de la noche para comenzar a recorrer las calles de nuestro Jerez bajo el sonido del arrastrar de las cadenas al son de dos timbales que abren camino.

Atrás quedan todos los preparativos, las convivencias de hermandad, de costaleros, de hermanos de orden, todo ese bullicio que da sentido al devenir de una Hermandad llegados los días de Semana Santa, ratos de limpieza, preparación de túnicas, orden, trasiego, empatías y alguna que otra discusión por pequeñas desavenencias, avatares sin importancia que ahora te das cuenta de su falta de sentido, cuando lo que importa es la fraternidad.

Leer más