Entradas

El invierno se había hecho duro y pesado, difícil y amargo. Las heridas todavía no habían cicatrizado, cuando los sentimientos dejaron de hibernar bajo tu manto, a la espera de una nueva primavera que nos recordase de nuevo, que era tiempo de despertar y de dejar de soñar. Leer más