La Cofradía del Señor Coronado de Espinas celebró ayer su 250 aniversario con un emotivo acto, en un cine teatro Balboa lleno de público.

El Hermano Mayor de la Pontificia y Real Cofradía del Señor Coronado de Espinas, José María Araujo, agradeció la presencia de todos y recordó a los fundadores de la cofradía, que se remonta al 15 de marzo, siendo aprobadas sus Reglas el 22 del mismo mes, de 1774 en Jerez de los Caballeros.

El cronista de la Cofradía, Miguel Ángel González, hizo un repaso por la historia y los momentos más significativos de la misma, destacando el vínculo especial que tiene con el barrio de Los Mártires, donde se encuentra la ermita desde la que sale el desfile procesional del Coronado de Espinas la noche del Jueves Santo.

La música tuvo un papel protagonista en el acto, con las actuaciones de la Banda de cornetas y tambores ‘Nuestra Señora del Rosario’, que interpretó las marchas «A la verdad» y «El Amor». La Asociación Musical de Jerez de los Caballeros hacía lo mismo con las marchas dedicadas a María Santísima de la Amargura, «Plena de Amargura» y «Camino de Amargura», imagen que llegó a la cofradía en 1952 y que fue obra del escultor Sebastián Santos. Por su parte, la Agrupación Musical ‘Nuestra Señora Santa Ana’, interpretaba las marchas «Sueño de Jueves Santo», «La Esperanza María» y el estreno de «La Herencia de Nuestra Fe», obra de Sergio Carrasco Barrena. El saetero Julián Jaramillo y el pianista Gonzalo Amaro también pusieron su arte al servicio de esta conmemoración.

Según anunciaron desde la Cofradía, durante 2024 se seguirán realizando actos especiales, como el cambio anunciado por el Ayuntamiento de Jerez de los Caballeros, de renombrar la calle Detrás del Santo, por el nombre de la Cofradía. O la colocación de un azulejo conmemorativo en la fachada de la ermita de los Santos Mártires.

Vídeo del acto principal del 250 aniversario

Más información en las RRSS de la Cofradía.